19-06-2017
 

A diez años de la última vez



 



Dicen que la última vez tienen un sabor especial, quizás porque el recuerdo aún está fresco, aún está palpable. Y a todos aquellos que dicen eso hay que darles la razón, porque para los hinchas de Boca, a pesar del inexorable avanzar del tiempo, el recuerdo de la última Libertadores que ingresó a las vitrinas del club, sigue latente en todos y cada uno de los que aman la azul y oro.

En la edición del 2007 de la por entonces llamada Copa “Toyota” Libertadores, al Xeneize le tocó integrar el grupo 7 junto al Toluca, Cienciano y Bolivar. Habiendo quedado segundo en el grupo Boca accedió a los octavos de final donde dejó en el camino a Vélez Sarsfield. Después, en los cuartos, hizo lo mismo con Libertad de Paraguay y en las semi se las tuvo que ver con el Deportivo Cúcuta, que en el primer partido salió mejor parado y por eso muchos daban por hecho que iba a acceder a la final, ya que en Colombia se había impuesto por 3 a 1 ante el conjunto de Miguel Ángel Russo. Como si fuera poco con el resultado que tenía que remontar en su casa, Boca se encontró con otro adversario: la niebla, sí la niebla que invadió el campo de juego e hizo que se demorara el inicio del cotejo. Finalmente y con goles de Riquelme, Palermo y Battaglia, Boca ganó 3 a 0 y se ganó el derecho a disputar la final. Enfrente estaba nada menos que el Gremio de Porto Alegre que contaba con un viejo conocido de los hinchas: Rolando Schiavi.

En el partido de ida, disputado en una Bombonera a reventar y con Maradona alentando desde los palcos, a la mitad de la etapa inicial Palacio desde adentro del área chica la mandó a guardar. En la segunda parte Riquelme con un bombazo tremendo puso el 2 a 0 y sobre el final en una mala salida del arquero Sebastián Saja, Pablo Ledesma arremetió como un toro sobre la raya e hizo que la pelota terminara contra la red, para delirio de la mitad más uno.

Con ese resultado más que favorable, aunque sin confiarse, Boca podía viajar tranquilo a Brasil. Pero el Gremio de local y con todo el público a favor iba a salir con los tapones de punta. Aquel frío miércoles 20 de junio del 2007 quedará en la retina de todos los hinchas, porque con dos tantos de Juan Román Riquelme y una sólida actuación colectiva, Boca ganaba 2 a 0 y se consagraba campeón de América.

Ya pasaron diez años, la pucha que pasa rápido la vida, pero aunque pasen cien años, quedará por siempre el recuerdo de los goles de Palermo y Palacio, las genialidades de Riquelme, la solidez de “El Negro” Ibarra, del “Cata” Díaz y Morel Rodríguez, la seguridad Caranta y la contribución de todos los que aportaron su granito de arena para engrandecer la gloriosa historia copera de Boca, una historia que, por ahora, dice que esa Libertadores fue la última y quizás por eso tenga un sabor especial.

 

 

 




Autor: Rodrigo Gaite
Visitas: 8998

Noticias Destacadas

Rosario Central campeón 1986/87: EL REGRESO DE DON ANGEL TULIO ZOF (Parte 2)

Newell´s campeón 1987/88: el triunfo de un proyecto

Bioenergia

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

IMPORTANTE: Los artículos y comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan.

Diseño Web y Hosting WDLHOSTING Todos los derechos Reservados ecoestadistica.com