• Inicio
  • Programas
  • Staff
  • Contacto

 
 
 

    15-03-2017
 

Juventus e Higuaín se llevaron un punto de Nápoles



 



Para los fanáticos napolitanos enfrentarse a la poderosa Juventus siempre es especial, pero esta vez lo fue mucho más, porque al hecho de poder obtener un buen resultado ante el puntero del certamen, se le sumó que entre los integrantes de la delegación de La Vecchia Signora, llegaba un viejo conocido, al que en su momento, los tifosis del Napoli, le profesaron un amor incondicional, producto de los tres años que estuvo en el club y de las más de 90 veces que los hizo delirar cuando hacía morir la pelota contra la red. El tema fue que un buen día, a mediados del 2016, a los dirigentes del club celeste, sus pares de la Juventus, les hicieron una oferta jugosa, sabrosa y poco despreciable. 90.000.000 de Euros para que Gonzalo Higuaín, el ídolo napolitano armara las valijas, viajara 800 kilómetros y firmara para ellos.

Higuaín, quien tuvo la última palabra, aceptó y si bien se aseguró unos cuantos millones en su cuenta bancaria, se ganó para siempre el odio de los que antes lo idolatraban. Tal es así, que los días previos al duelo del domingo, los hinchas dejaron en claro que le iban a hacer sentir toda la hostilidad posible al delantero, que (según ellos) los traicionó. No faltaron quienes exhibieran bolsitas de papel higiénico con la foto del centro delantero de la Juve y los mensajes en las redes sociales estuvieron a la orden del día.

Antes de las cuatro de la tarde Gonzalo Higuaín, vestido de azul, en vez de negro y blanco, ingresó junto con el resto de sus compañeros, al campo de juego del estadio San Paolo, el estadio que tantas satisfacciones le deparó, pero esta vez, se encontró con una silbatina generalizada, que se repitió cada vez que tocó el balón.

Tan solo seis minuto demoró la Juve en ponerse en ventaja con el tanto convertido por Sami Khedira y si bien el local era más ganas que ideas, recién a los quince del complemento pudo igualar el marcador mediante un buen remate de Marek Hamšík. El hombre en cuestión, el que iba a ser el centro del evento, entró poco en juego y sus mejores movimientos se vieron cuando se iniciaban los segundos cuarenta y cinco minutos, moviéndose como típico número nueve. Lo que por supuesto generó más insultos y desaprobaciones por parte de los napolitanos. Faltando poco más de diez minutos para el final, en el conjunto de la Juventus, ingresó Paulo Dybala, pero poco y nada pudo hacer.

Con el empate en un tanto, pareció que los ánimos se calmaron un poco. "El Pipita" que se fue saludando a los jugadores del Napoli, en ningún momento, ni antes ni después, respondió a los gestos y a los insultos, tampoco, es cierto generó mucho dentro de campo de juego.

La Juventus sigue en la cima del campeonato, e Higuaín sigue siendo uno de sus goleadores con 19 conquistas. Quizás el tiempo cure las heridas y los napolitanos dejen atrás el odio que sienten por él y se queden con sus mejores recuerdos. El tiempo lo dirá.

 

 

 




Autor: Rodrigo Gaite
Visitas: 223

Noticias Destacadas

Mal paso en Rodríguez

San Armani

Delito cometido por un cura párroco: inquietud y reflexión acerca de la responsabilidad civil de la Iglesia

 

 

 

sofiplast

 

 

 

TodosUnoTV en sus transmisiones en exteriores utiliza Equipamiento LR-TECH

 

 

 

 

 

 

IMPORTANTE: Los artículos y comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan.

Diseño Web y Hosting WDLHOSTING Todos los derechos Reservados ecoestadistica.com