31-12-2016
 

Un siglo de Los Andes: cien años y diez ídolos en Milrayitas



 



Los Andes, uno de los clubes más populares de Lomas de Zamora, cumple el 1° de enero sus primeros 100 años de historia. Un siglo de vida que incluye gran cantidad de logros deportivos y una enorme tradición en el barrio, donde los vecinos transmiten de generación en generación la pasión por la camiseta con mil rayitas blancas y rojas, como si fuera una característica inalterable del ADN lomense.

Más allá de su impronta en la vida social y de las múltiples disciplinas deportivas que se reparten entre la sede de Hipólito Yrigoyen al 9500, el predio de Villa Albertina y el estadio de Santa Fe y Portela, el fútbol dominó la escena en la vida de Los Andes desde sus primeros días, con importantes hazañas y grandes ídolos

alt_text

El nombre propio más reconocido cuando alguien piensa en Los Andes es Eduardo Gallardón, uno de los fundadores del club, quien le dio los colores rojo y blanco a la camiseta –tras modificar la original celeste con una banda blanca en el pecho— y quien pasó a la posteridad por prestarle su nombre a la cancha. Tampoco se puede olvidar a Adolfo Langet y Marcos Panizzi, socios de Gallardón, tanto dentro y fuera de la línea de cal, dado que los tres integraron la primera Comisión Directiva y fueron entrenadores y jugadores del equipo.

En 1931, se hizo realidad uno de los primeros sueños de los socios fundadores: la inauguración del campo de deportes. El mismo fue construido en Laprida 1200, donde actualmente se encuentra la plaza Raúl Alfonsín, más conocida como Plaza Libertad. En 1940, la cancha de Los Andes se mudaría a la calle Santa Fe.

A lo largo de su recorrido en el fútbol profesional, el primer hito de la historia del club ocurrió en 1938, con el ascenso a la segunda categoría del fútbol argentino. En apenas 21 años, el Milrayitas conseguía su primera estrella. Pero lo mejor estaría por venir.

En 1957, llegó un nuevo ascenso para Los Andes, con la participación estelar de Ángel Del Moro, centrodelantero que convirtió 90 goles en 135 partidos disputados y es el goleador histórico de Lomas. El director técnico de aquel equipo, que también integraban Ricagno, Barta, Landi y Morrone, era Arnaldo Vázquez. Una anécdota que marca de cuerpo entero el amor de Del Moro por Los Andes fue que, en un Quilmes- Banfield, convirtió un gol y en el festejo se sacó la camiseta del Cervecero para mostrar la Milrayitas que tenía debajo.

En 1960, de la mano de José Curti, Los Andes cumplió el gran sueño de ascender a Primera División tras vencer por 2-1 a Talleres de Remedios de Escalada. El delantero Héctor Pedutto fue una de las máximas figuras de aquel equipo que también integraban León Goldbaum, Ramón Salas, Héctor Abril, José Giaimo, Rodolfo Romero, Osvaldo Diez, Dardo Migone, Angel Reynoso, Urben Farias, Miguel Baiocco y Norberto Figueroa, entre otros.

Si bien sus números no son tan altos como los de Angelito, Pedutto fue determinante para llevar a Lomas a lo más alto (13 goles tantos en 47 encuentros). Sus números quizás tengan que ver con que no era el típico delantero de área, sino un atacante más caracterizado por la asistencia a sus compañeros, entre ellos Migone y Reynoso, que en esos años fueron los goleadores del equipo.

Sin embargo, Los Andes no pudo ofrecer la suficiente resistencia frente a los mejores equipos del país y un año después retornó a la Primera B.
No pasaría mucho tiempo para que el Club del Sur del Gran Buenos Aires volviera a la máxima categoría del fútbol argentino.

Siete años pasaron desde su primera incursión en Primera para que nuevamente el Milrayitas llegara otra vez la élite, ahora con Jim Lopes sentado en el banco y con Gianella, Barbosa y Abel Da Graca, entre otros nombres, como puntales de una formación que le dio una nueva vuelta olímpica al conjunto de Lomas.

Da Graca es un apellido más que trascendental en la rica historia de Los Andes. Son tres generaciones que consiguieron ascensos con la camiseta Milrayitas. Primero, Manuel, que integró el primer equipo afiliado a la AFA y en 1938 logró el ascenso a la Segunda División. Después, llegó el momento de Abel, un volante creativo que formó parte del elenco que ascendió en 1967 y fue el goleador de la Reclasificación, con 9 tantos. Y, por último, Hernán, quien lograría el ascenso al Nacional B en 1994, marcando un gol definitivo en la final contra Deportivo Armenio.

Ya en Primera División y con Angel Tulio Zof como DT, aquel equipo es recordado por los hinchas como el mejor de la historia del club, por su mentalidad y su forma de jugar. Formaba habitualmente con Barbosa; Vignale, Ginarte, Mattos o Cardacci, Bordatto; Manfredi, Abdenur, Da Graca; Scianda, Obberti y Villagra. Y consiguió victorias contra equipos grandes como contra River (en el estadio Monumental), Boca, Independiente y el Estudiantes de La Plata de Osvaldo Zubeldía, que venía de coronarse en la Copa Intercontinental.

Otros de los nombres que se destacaron en aquel Los Andes que se mantuvo tres años en Primera División (1968-1971) fueron los de Jorge Ginarte, defensor central, y Alfredo Obberti, centrodelantero. El primero, conocido también como El Gordo, es recordado por ser el capitán de aquel conjunto que dirigía Ángel Tulio Zof y, también, por lograr el ascenso a la máxima división en el 2000, como entrenador. Además, fue entrenador-jugador durante algunos encuentros luego de la ida de Zoff.

Por su parte, el Mono Obberti es recordado por su gran efectividad en la única temporada que vistió la camiseta de Los Andes: marcó 23 goles en 37 partidos. Además, convirtió tantos importantes, como en el 1-1 contra Banfield. También le anotó a River por triplicado (un doblete en Nuñez y otro en el 1-1 en el Gallardón) y un hat-trick a Estudiantes de La Plata, en la cancha de 1 y 57. Obberti fue el único goleador de la historia de Los Andes en un torneo de Primera, con 13 goles en el Metro ’68.

Después de una nueva caída a la Primera B, Los Andes no sufrió grandes sobresaltos (pero tampoco ascensos) hasta la década del 90´. Sin embargo, surgieron nuevos jugadores que le siguieron dando identidad al Milrayitas. Para 1974, Hugo Ricardo Aimetta, wing derecho, hizo su debut en el Los Andes, donde jugó 128 partidos y convirtió 25 goles.

El Pato es uno de las máximas glorias del club por sus 4 temporadas en Lomas, pero también por haber permanecido en el barrio e inculcarles a sus hijos el amor por los colores rojo y blanco después de su retiro. También, permaneció ligado al club, formó parte del cuerpo técnico que dirigió el primer equipo y, además, trabajó en el fútbol infantil y amateur de Los Andes.

JUAN CARLOS DÍAZ

alt_text

En 1975, con 18 años, debutó en Los Andes Juan Carlos Díaz, considerado como uno de los mejores jugadores que tuvo el club a lo largo de su historia. El Nene, como es más conocido, jugó siete temporadas y redondeó 188 apariciones con la camiseta albirroja. Fue un mediocampista creativo y se lo asimila con Abel Da Graca, por su calidad y juego vistoso. Pese a haber estado en grandes equipos y haber compartido planteles con jugadores como Aimetta, Lanza, Rojas y el Colorado Cuellos, siempre se quedó con las ganas de lograr un título –estuvo muy cerca en 1977, cuando Los Andes fue subcampeón en la segunda categoría del fútbol argentino—.De gran éxito en el fútbol colombiano,se mantiene ligado al club, ya que actualmente es el coordinador de las divisiones inferiores.

Otro histórico de Los Andes fue Oscar Alberto Giorgi, defensor central que fue partícipe de aquel Los Andes que se quedó en la puerta del ascenso a Primera División en 1977. El Tato, así lo apodaban, tenía una fuerte personalidad, muy característica en otros defensores que habían pasado por el Milrayitas, como El Gordo Ginarte, a quien Giorgi disfrutó como director técnico. Tuvo dos ciclos en Los Andes para totalizar 12 temporadas y una marca de 359 partidos, que lo convirtieron en el jugador con más presencias en la historia de Lomas.

Entre las últimas generaciones de hinchas, el jugador que no puede pasar de largo cuando se habla de Los Andes es Orlando Enrique Romero, conocido por toda la familia lomense como Romerito. A pesar de haber debutado en 1986, comenzó a tener continuidad al año siguiente, cuando empezó a demostrar su talento junto a otro nombre surgido en Villa Albertina, El Chango Ibañez. En la temporada 1989/1990, su equipo hizo una mala campaña y descendió a la Primera B, ya convertida en la tercera categoría del fútbol argentina. Sin embargo, bajo la dirección técnica de Hugo Zerr, y con compañeros como el uruguayo Gilmar Gilberto Villagrán, Esteban Bichi Fuertes y el tercer Da Graca, Lomas volvió al Nacional B en 1994.

Un año más tarde, Romero emigró hacia San Martín de Tucumán, que en ese momento era dirigido por Ginarte, pero en 1999, retornó al club que lo vio nacer gracias al pedido expreso del Gordo, que también había pegado la vuelta al pago.

En el 2000, ya con 33 años, _Romerito_consiguió el ansiado ascenso a Primera División , luego de empatar 1-1 en el partido de vuelta de la final del Reducido, ante Quilmes, en el estadio Centenario. Ese equipo comandado por Ginarte contaba con muchos jugadores que quedarán en la historia de la institución. Son los casos del arquero Darío Sala, los defensores Gabriel Nasta y Gabriel Lobos, los mediocampistas Sebastián Salomón, Mauricio Levato y Fabio Pieters y los delanteros Rubén Ferrer, Felipe Desagastizábal y Gabriel Caiafa.

EL ULTIMO ASCENSO A PRIMERA DIVISIÓN

Desde lo individual, Romero cuenta con la particularidad de ser el hombre con más temporadas con la camiseta de Los Andes (15). Luego de su retiro, mantuvo su ligazón con la institución: fue mánager entre 2011 y 2013 y formó parte del equipo de fútbol senior hasta el día de hoy.

Uno de los últimos jugadores históricos y muy querido por los hinchas de Los Andes es Gustavo Ruiz Díaz, el Toro. Jugó 176 partidos con la camiseta de Lomas, en dos ciclos en el club. integró tres planteles que ascendieron: 99/00, 07/08 y 2014. Después de su ida al fútbol ecuatoriano en 2008 y un paso por Brown (A), retornó a Lomas de Zamora para conseguir el ascenso que devolvió a su equipo a la Primera B Nacional. En ese ascenso, el último del club, estuvieron presentes Maximiliano Gagliardo, Juan Pablo Segovia, Maximiliano García, Maximiliano Barreiro, Luis Zeballos, Diego Galeano, Ricardo Vera y Alejandro Noriega. Ruiz Díaz integró los últimos tres planteles del club que ascendieron: 99/00, 07/08 y 2014.

Junto a Ciro Barbosa y Darío Sala, Maxi Gagliardo es uno de los mejores arqueros de la historia de Lomas. Llegó a Los Andes en 2013 y, a partir de ahí, atajó gran parte de los partidos que disputó su equipo. Fue partícipe del ascenso de 2014 desde la B Metropolitana a la B Nacional, categoría en la que milita actualmente el Milrayitas. Jugó 147 partidos con la camiseta de Los Andes y, dentro del plantel de hoy, es el hombre más querido por los hinchas, tanto por su respuesta dentro de la cancha y por la humildad y el amor que siente por Los Andes.

AUNO 27-12-16
FGE-MFV

 

 

 




Autor: Redaccion de TodosUnoTV
Visitas: 811

Noticias Destacadas

Silvina Connor en Con sabor de amigos - Entrevista

DELFINA presenta su nuevo single

En vivo: TodosUnoTV - TodosUnoRadio

 

 

 

sofiplast

 

 

 

TodosUnoTV en sus transmisiones en exteriores utiliza Equipamiento LR-TECH

 

 

 

 

 

 

IMPORTANTE: Los artículos y comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan.

Diseño Web y Hosting WDLHOSTING Todos los derechos Reservados ecoestadistica.com