05-02-2024
 

Rosario Central campeón 1986/87: es el equipo de Don Angel Tulio ZoF (Parte 1)



 











2 de mayo de 1987. Sale Central al campo de juego. Vibra Temperley. A 90 minutos de la gloria. El equipo de Rosario Central campeón 1985: Ghielmetti, Balbis, Fossati, Cornaglia, Pedernera y Serrizuela. Argota, Palma, Rubén Rojas, Chaparro y Scalise.

Fresca, oscura y otoñal. Así fue aquella tarde. El viento hacía flamear las banderas brindando un panorama de mayor emoción. La tribuna visitante del Beranger repleta de canallas. El milagro a punto de cristalizarse. Nunca un equipo proveniente del ascenso se había consagrado campeón en su primera temporada en la máxima divisional. Claro, no era un debutante en la categoría. Rosario Central es un grande del fútbol argentino. Un club que se había acostumbrado al éxito: entre 1971 y 1987 peleó una docena de campeonatos y ganó tres de ellos. El penal convertido por Omar Palma fue un bálsamo en forma de empate. Con ese resultado, el título se iba hacia Arroyito. Minutos después de las 17:20 de aquel sábado 2 de mayo de 1987, sonó el pitazo final de Carlos Espósito. Rosario Central campeón. El cuarto título en la máxima divisional. Una historia que merece ser recordada.

TOBOGAN

Hubo una figura excluyente para comprender aquel momento de Rosario Central. El escribano Víctor Vesco fue presidente del club entre 1970 y 1988. Fue la etapa más importante en la historia del club. No sólo por títulos, sino por obras emprendidas. Durante su larga gestión (luego gobernó entre 1992 y 2003) los auriazules se posicionaron en lo más alto del fútbol argentino. Luego de los subcampeonatos de 1979, Metropolitano y Nacional, llegó la vuelta olímpica con el Nacional 1980. La Sinfónica. Un equipo que comenzó a modelar Carlos Timoteo Griguol a partir de 1977 cuando el ciclo de los Mario Alberto Kempes, los hermanos Killer, Angel Landucci – entre otros – llegaba a su fin.
Finalizada la Copa Libertadores de 1981, la Sinfónica dejó de tocar. Se fueron catorce jugadores. Una decisión controversial de Víctor Vesco. Entre 1982 y 1984, Rosario Central vivió un rápido y profundo proceso de degradación futbolística. Equipos que no hicieron pie. En el Metropolitano 1982 navegó en el meridiano de la tabla. Al año siguiente, la crisis se profundizó: finalizó 16º entre 19º equipos. Finalmente, 1984 fue el año de segundo descenso canalla. Penúltimo puesto y un promedio que lo condenó a los sábados junto a Atlanta. En aquella temporada, el equipo fue dirigido por Reynaldo Pedro Volken. Luego lo tomó Miguel Angel López, pero el Zurdo tampoco pudo enderezar el rumbo.

El arquero uruguayo Jorge Fossati. Experiencia y presencia para el ascenso de Central.
En enero de 1985 se produjo un profundo cambio en la vida futbolística de Rosario Central. Víctor Vesco le ofreció a Jorge Pedro Marchetta la dirección técnica del plantel profesional. La parada era difícil. La Primera B era un mundo extraño y complejo. Sobre todo por la calidad de los rivales: Racing Club jugaría su segunda temporada en la divisional, con la obligación de ascender. Quilmes y Atlanta también se armaron para pelear arriba. Si el año anterior, Deportivo Español y Argentino de Rosario fueron las grandes sorpresas, ¿Por qué no aparecería un nuevo tapado en 1985?

A pesar del descenso, Vesco mantuvo una base. Quedaban tres sobrevivientes de la Sinfónica: Juan Carlos Ghielmetti, Daniel Sperandío y Omar Palma. Junto a ellos, una prometedora generación de pibes criados en el club: Jorge Balbis, Adelqui Cornaglia, Marcelo Toscanelli, Ariel Cuffaro Russo, Pedro Argota, Alfredo Killer, Fernando Lanzidei, Hugo Galloni y el misionero Víctor Wolheim. A ellos se les sumaron los refuerzos: José Tiburcio Serrizuela y Rubén Rojas, defensor y delantero de Los Andes; el lateral Julio Omar Pedernera, de Quilmes; el arquero oriental Jorge Fossati, proveniente del Green Cross chileno; Sergio Saturno, de Colón; y el veterano Mario Rizzi, de Instituto.

El campeonato comenzó el sábado 23 de febrero de 1985. En Núñez, Defensores de Belgrano y Rosario Central igualaron sin tantos. Una semana mas tarde, otro empate en cero, esta vez ante Deportivo Italiano. La hinchada se impacientaba. Cuenta la leyenda que en la semana posterior al empate ante los azzurros, la hinchada se acercó preocupada a la práctica. El propio Pedro Marchetta recordó a El Gráfico: «Le pedí al profe que arrancara con el laburo y los invité a estos quince muchachos a tomar un café en la confitería de la Ciudad Deportiva. Estaba Lolo, el Oso chico, Fanta, Vitamina Barberis, todos pesados. Vamos a hacer una cosa para no pelear – les propuse -, esperen diez partidos y si al décimo el equipo no anda bien, me voy yo solo, mientras tanto ustedes alienten y apoyen».

Esa misma semana se inició una cábala única. Rosario Central debía visitar a Atlanta en Villa Crespo. Los dos descendidos de Primera División el año anterior. Partido bisagra y era necesario cambiar la suerte. Marchetta fue a la peluquería con la desgracia que le hicieron un corte de pelo extraño, a dos aguas, propio de un viejo alumno de escuela primaria. El profesor Pedernera compró un delantal y lo hizo firmar por todos los jugadores. Fue la risa del plantel. Marchetta comenzó a dar las charlas previas con el delantal puesto. Rosario Central derrotó 4 a 2 a Atlanta, goles convertidos por Raul de la Cruz Chaparro (2), Pedro Argota y Víctor Wolheim. Pedro nunca más prescindió del delantal en toda la temporada.
La campaña de Rosario Central fue asombrosa. Los Pitufos, bautizó la tribuna a aquel gran equipo que se destacaba por la cantidad de jugadores de baja estatura. Omar Palma y Raúl de la Cruz Chaparro generaban juego claro y ofensivo. Rubén Rojas fue la referencia de área obligada. El equipo tuvo una increíble racha de once triunfos consecutivos. Entre la 12º fecha – victoria 4 a 2 sobre Nueva Chicago – y la 23º fecha – victoria 2 a 1 sobre Deportivo Italiano -. Rosario Central consiguió el ascenso el 2 de noviembre de 1985, cuando aun faltaban seis fechas para la finalización del certamen. Esa tarde igualó 2 a 2 ante Villa Dálmine en el Gigante. El equipo terminó el campeonato con 25 victorias, 10 empates y 7 derrotas. La friolera de 73 goles a favor y una diferencia de once puntos sobre San Miguel, la gran sorpresa del torneo, que fue subcampeón del mismo.

En la próxima entrega "EL REGRESO DE DON ANGEL TULIO ZOF"

Publicación Original https://abrilacancha.com.ar/2022/05/12/rosario-central-campeon-1986-87-es-el-equipo-de-don-angel-tulio-zof/


 

 

 




Autor: Redaccion de TodosUnoTV
Visitas: 169

Noticias Destacadas

MON LAFERTE en Rosario

La Iglesia en Bolivia acudirá a la Corte tras el cierre de un Instituto católico

Nicolas Mantegazza y Daniela Vilar, hicieron entrega de un camión para la recolección de residuos sólidos urban

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

IMPORTANTE: Los artículos y comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan.

Diseño Web y Hosting WDLHOSTING Todos los derechos Reservados ecoestadistica.com