22-06-2021
 

UN EMPATE CON SABOR A POCO



 



La “Garra Charrúa” venía de caer por la mínima diferencia ante la Argentina en el clásico del Río de La Plata, partido que también marcaba su debut en esta Copa América 2021. La generación dirigida por Oscar Washington Tabárez, cuyas figuras disputan su último baile a nivel continental, buscaba redimirse luego de su pálida presentación el viernes pasado.

Pero esta vez, el maestro movió algunas fichas en la pizarra y dispuso de un sistema 4-1-2-1-2, con Vecino como pivote, Valverde y De La Cruz como interiores y De Arrascaeta como generador por detrás de la dupla ofensiva Suárez-Cavani. Un dibujo táctico prometedor, pero a medida que la pelota rodaba y los jugadores se dispersaban, el funcionamiento iba cuesta abajo.

Al momento de defender, la situación se complicaba cada vez más, sobre todo en la banda izquierda, donde los atacantes chilenos hacían estragos y creaban ocasiones de peligro para la celeste. Luego de tantas advertencias, a los 26 minutos de la primera etapa, llegó el primer gol de Chile producto de una falla en el retroceso por parte de Godín, sumado a que Vecino demoró en la ayuda, lo que dio lugar a que el “Big Ben” habilite a Vargas para que defina fuerte al palo derecho.

Uruguay pagaba las consecuencias de un mal cierre de espacios y de la sociedad Brereton-Vargas, donde ambos se potencian y conforman el núcleo ofensivo de “La Roja”. Sin ideas de ataque y con efímeros avisos de Suárez y Cavani, el árbitro marcaba el final del primer tiempo y las dos selecciones se iban al descanso. El equipo de Tabárez, quien alguna vez supo dominar este tipo de encuentros y era el rey del juego vertical, caía por segundo partido consecutivo.

Para la segunda mitad, el entrenador movió el banco: Nández ingresó por González como lateral derecho para aprovechar su velocidad a la hora de pasar al ataque y por su solidez defensiva mientras que Cáceres entró por De La Cruz en el mediocampo. La celeste era otro equipo, dejó atrás aquella posesión en la ofensiva y volvía a sus raíces. Sin embargo, la modificación que cambió el juego, fue la del joven Torres por De Arrascaeta.

El jugador de Peñarol y promesa del fútbol rioplatense le aportó más velocidad, dinámica y recuperación tras pérdida, además, generó la chance más clara para el local hasta ese momento, cuando sacó un zurdazo que desvió Bravo al córner. De esa pelota parada, provino el gol del empate. Hay quienes lo computan como un gol en contra de Vidal, mientras que otros dicen que fue el “Pistolero” Suárez quien empujó ese balón al fondo de la red.

A partir del empate uruguayo, la historia dejaba un final abierto, pero el contexto del partido fue entretenido a nivel de ritmo solamente, ya que había transiciones por parte de los dos equipos aunque eran frecuentes las faltas. Cavani tuvo la victoria mediante un cabezazo, sin embargo, la pelota se fue por a lado del palo izquierdo.

Final del partido, Uruguay y Chile quedaron en tablas, igualaron por un gol, con varios aspectos para corregir pero con los dos combinados en zona de clasificación por el momento.

 

 

 




Autor: Juan Manuel Armesto
Visitas: 684

Noticias Destacadas

Tumbao: el nuevo lanzamiento de Letan x Mesita x Franux BB

Corso Florida: Alma Mia - Ft. Francisco Lago

BUTTERFLY la nueva canción de Es Mechi Ft. Nervin

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

IMPORTANTE: Los artículos y comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan.

Diseño Web y Hosting WDLHOSTING Todos los derechos Reservados ecoestadistica.com