11-12-2018
 

AMOR POR LA CAMISETA O AVANCE DEL MERCADO: La pelota hace mucho ruido (1)



 



Son tiempos de un capitalismo salvaje. Las leyes del mercado intentan avanzar hasta pintar de un solo color el mapa del mundo. El deporte, y preferentemente el fútbol no es ajeno a este embate. Es cierto que el fútbol es una presa apetecible para los enamorados del lucro, pero es también a tener en cuenta que la pelota hace mucho ruido, implica poder y protagonismo, asegura gerenciar una pasión, y ese es un dato no habitual en otro tipo de productos.

Afirma Eric Hobsbauwn, un pensador clave de la historia del siglo XX, que “El deporte se ha convertido en un vehículo para organizar las comunidades internamente y expo- ner la superioridad de algunos países sobre otros en el terreno de las disputas simbólicas”. En el mismo sentido se expresa Conrad Vilanou (2) “No hay duda que por encima de otras posibles calificaciones, podemos considerar que el siglo XX ha sido el siglo del deporte. Con independencia de sus raíces clásicas que se remontan a la Grecia antigua, hay que decir que su recuperación se produjo en el siglo XX a través del ideario olímpico promovido por Coubertin”.

Es sanamente significativo que se lo ubique al deporte como un fenómeno determinante del siglo pasado omitiendo las guerras mundiales, la bomba atómica en Hiroshima y las cámaras de gas de Auschwitz.
Además en nuestro país es posible afirmar con Ariel Scher (3) que el deporte no es la piedra fundamental sobre la que está escrita la historia argentina, pero sin el deporte esa historia sería incompleta.

Avanzando sobre estas definiciones podemos decir además que el deporte se ha consolidado como un espectáculo, un show, económicamente rentable y políticamente significativo. En pueblos como el nuestro el fútbol es además políticamente atractivo porque tiene una visibilidad de niveles imprevisibles. “Macri, siempre es bueno recordarlo, es el primer presidente de la historia argentina que llegó a la Casa Rosada a través de la popularidad que le dió el fútbol” (4)

En Argentina, con un modelo casi único en el mundo, fueron los clubes con fútbol, y no exclusivamente de fútbol, los que construyeron la realidad deportiva y los artífices que a nivel individual y colectivo tuviésemos enormes éxitos que fueron haciendo a nuestra identidad. Esos clubes tuvieron el modelo de las sociedades sin fines de lucro y se crearon por miles en todo el territorio. Fueron inclusivos, constructores de civilidad e incorporaron sin restricciones a todas las clases sociales. Hicieron de la elección democrática de sus autoridades una característica indispensable y esa práctica no supo de interrupciones por la recurrente presencia de gobiernos militares que ilegítimamente tomaron el poder en el correr del siglo XX. La mujer tuvo un protagonismo que se le retaceaba en otras actividades y votó en los clubes mucho antes que en el primer gobierno de Perón se aprobara el voto femenino.

La mayoría de los clubes fueron fundados en la Argentina por jóvenes deseosos de jugar al fútbol que concluyeron alentando los deportes en general. Otros tuvieron motivaciones vinculadas a las diversas corrientes migratorias que poblaron el país, y unos pocos tuvieron una identificación social o política. Si bien la explosión de clubes se produjo en el siglo XX, algún antecedente del siglo anterior es digno de resaltar. El primer partido de fútbol del que se tiene alguna crónica es del 20 de junio de 1867 y fue realizado en la cancha del Buenos Aires Cricket Club y el primer club cuyo objetivo principal era jugar al fútbol fue el Club Atlético Porteño, que nace en 1895. Los fundadores eran argentinos, hijos de irlandeses, y el Club participó de los campeonatos hasta el año 1929.
Después comenzó a dedicarse a la práctica del Rugby, deporte en el cual hasta el día de hoy se destaca.

En los antecedentes de la historia de la AFA se lo llama a Alejandro Watson “el padre de nuestro football” ya que ese escocés que llegó a Buenos Aires en 1881 para hacerse cargo del selecto colegio Saint Andrew´s y fundó en 1884 el Buenos Aires English High School, privilegio en ambos la práctica del fútbol y alentó la constitución de un organismo que es el antecedente más antiguo de nuestra AFA. Cuando en 1901 se decide que ningún equipo podía tener el nombre de un colegio dio nacimiento al legendario Alumni Football Club de los hermanos Brown (seis hermanos y un primo jugaron en su primera división) que obtuvo diez campeonatos entre 1900 y 1911 año en que dejó de participar en los torneos.

Así como en 1883, en Inglaterra, el Blackburn al ganar la Copa, demostró que el fútbol podía ser proletario, en 1913, en la Argentina, el Racing de Avellaneda al ganar el campeonato de ese año, comenzó la historia criolla del más popular de los deportes.

Es Racing el primer campeón sin apellidos ingleses entre sus jugadores y bate un record no igualado ya que obtiene siete campeonatos consecutivos.
Mientras tanto los clubes de barrio y los clubes que luego serían famosos por su participación en el fútbol grande nacían en todos los rincones del país como un signo del deseo participativo de una sociedad que reunía en su seno las más diversas procedencias étnicas y religiosas. El modelo asociativo nunca dejó de ser, casi excluyentemente, el de las sociedades civiles sin fines de lucro.
Sobre los clubes recayó la tarea de desarrollar el deporte en todas sus disciplinas. Salvo en las primeras presidencias de Perón, en el país no hubo una política deportiva suficientemente destacable. “Perón se ocupó del deporte como nadie lo hizo antes en la Argentina desde la política y desde el poder“(5). Eduardo Archetti, le da contenido a esta afirmación al escribir que “esos diez años fueron ejemplares y no hubo, posteriormente, otros intentos sistemáticos de vincular al deporte con la nación a través de políticas estatales claras y articuladas” (6).
Esa situación dejó en los clubes la responsabilidad de sostener al deporte y hacerlo posible para importantes sectores sociales.

El deporte siempre estuvo vinculado a la política.
Cuenta Osvaldo Soriano que “la primera vez que un presidente uso al fútbol para acercarse a su pueblo” fue el 24 de junio de 1906 cuando José Figueroa Alcorta que ejercía la presidencia por el fallecimiento de Manuel Quintana se metió en el campo de juego de la Sociedad Sportiva para abrazar a uno de los hermanos Brown que acababa de convertir un gol que valdría para derrotar a un equipo Sudafricano, constituyendo ese triunfo el primer éxito de un equipo argentino sobre un equipo integrado por súbditos ingleses.

El fútbol hace a la identidad nacional. Volvemos a reafirmar ese concepto porque es parte de lo que está en disputa: o defendemos que siga siendo –con los avatares propios de los tiempos- una pasión que funciona a corazón abierto o lo convertimos en otro espacio gobernado por el “poderoso caballero don dinero” (7).

“Armando Bo no solo descubrió a Isabel Sarli como Roger Vadim a Brigitte Bardot. También fue principal protagonista de “Pelota de Trapo” película que en 1948 significó un hito en la relación entre el cine y el deporte. Armando Bo interpreta el papel de “Comeuñas”, el futbolista ídolo al que los médicos –ante una afección cardiaca- le recomiendan retirarse del fútbol. Se enfrentan Argentina y Brasil y el público reclama su su presencia. En el vestuario se niegan a autorizarlo y Bo, mirando la bandera que flamea en el estadio, le dice al amigo que esta junto a él: hay muchas formas de dar la vida por la patria, y esta es una de ellas.” (8) Es una escena exagerada, pero en la pri- mera mitad del siglo pasado el deporte y preferentemente el fútbol funcionó como un fuerte núcleo de representación de la nacionalidad

 

 

 




Autor: Redaccion de TodosUnoTV
Visitas: 96

Noticias Destacadas

CONGRESO CHARRÚA DE FUTBOL

HISTÓRICO: GUSTAVO FERNÁNDEZ A UN TÍTULO DEL GRAND SLAM

AICA: “Salir al encuentro de los demás”, piden los obispos cordobeses

 

 

 

sofiplast

 

 

TodosUnoTV en sus transmisiones en exteriores utiliza Equipamiento LR-TECH

 

 

 

 

 

 

IMPORTANTE: Los artículos y comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan.

Diseño Web y Hosting WDLHOSTING Todos los derechos Reservados ecoestadistica.com