19-07-2018
 

Club Atlético Lanús: “No fue magia solo fue dedicación y esfuerzo en pos de un gran objetivo"



 



Hablar hoy de la actualidad del Club Atlético Lanús es lo más común en muchos ámbitos. Más allá de la pasión o el resultado de un encuentro que deja cada charla de fútbol.
Cuando se habla de las innumerables situaciones económicas, financieras e institucionales que puede sufrir un club de futbol y como salir de ellas se llega siempre al mismo ejemplo con esta frase: “Se puede sino mirá lo que era Lanús y lo que es ahora”

Como residente desde hace ya más de 40 años en la zona sur del conurbano bonaerense me ha tocado ver el crecimiento diario a través de los años del Granate. Recuerdo haber acompañado a un amigo en 1981 a la vieja cancha de tablones de Gral. Arias y Guidi en un encuentro con Chacarita que contaba con joven Luis Islas en el arco en encuentro por la Primera C que terminó con los campeones y a Chacarita alcanzando el segundo ascenso en la fecha 38º de este torneo.

Pero la debacle de Lanús había comenzado antes, más precisamente lo encontró a Lanús viviendo la peor crisis de toda su historia. El año 1978 lo encontró no solo jugando la Primera C (en esa época tercera división del fútbol argentino) sino también con deudas por un valor total superior a dos millones de dólares, y cerca de doscientos juicios en contra. Cabe mencionar que esa deuda en dólares para poder dimensionarla debería ser actualizada pero eso lo dejo para que Usted señor lector dimensione la gravedad que atravesaba en su economía el que hoy es llamado “el Club de Barrio más grande del Mundo”

Así también el Granate en 1979 solo contaba apenas con 2.000 socios cuando comenzó su primera temporada en la Primera C tercera categoría pero el ascenso de 1981 se había comenzado a gestar cuando las agrupaciones políticas vinculadas a la institución deciden dejar atrás las diferencias y se unen para sacar adelante al club. Es decir los dirigentes comienzan a ser un equipo que escribirá páginas de gloria que quizás nunca soñaron en su fuero íntimo cada uno de ellos.

Ese equipo de dirigentes conformado entre otros por los hermanos Díaz Pérez, los Solito, Carlos González, Nicolás Russo y el fallecido Emilio Chebel, fueron cimentando a lo largo de casi 40 años las bases de la actualidad hoy del Club Lanús.

Solo haré un vago recuento de algunas medidas de las que he tomado conocimiento, así que sepa disculpar amigo lector sí en alguna forma le yerro.

a) Un club que se relacionó con los clubes de barrios y con los colegios para recomponer en su momento las divisiones inferiores. Ah le dejo como dato que el Toto Salvio es uno de los clubes surgido de un club de liga infantil. Claro no es el único.

b) Un club que hoy tiene una Escuela de Dirigentes Deportivos a la que asisten dirigentes de otras entidades deportivas.

Y aquí paro y no porque no haya más porque creo, quizás por defecto profesional como profesional del derecho, la clave y el secreto de lo que es el club Lanús lo encontramos en su Estatuto, en el Artículo 87 que dice:
“La Comisión Directiva no podrá por sí contratar o tomar compromisos que afecten el patrimonio del Club por mayor tiempo que la duración de su mandato, en caso de hacerlo, serán nulos y sin ningún valor, solo podrá contratar u obligar a la Institución por mayor tiempo en caso de que una Asamblea extraordinaria convocada a ese efecto lo apruebe previamente. La Comisión Directiva debidamente constituida no contrae responsabilidad alguna personal o solidaria por las obligaciones de la Institución. Los Directivos serán responsables de manera personal o solidaria cuando en ejercicio de sus funciones cometan actos ilícitos, en nombre de la Institución o causaren perjuicios a terceros y a la propia Institución por medio de conductas dolosas o gravemente culposas y de tal manera afecten el patrimonio del Club, su buen nombre, decoro y prestigio.”

Usted podrá decirme muchos clubes tienen un artículo parecido y yo le digo es verdad. Solo la norma no alcanza y se requiere de dirigentes que aman más su club que a sus ambiciones personales.

Para concluir voy a remitirme a un mito urbano que flota en bares, tribunas, sobremesas de familia cuando se habla de instituciones que son ejemplo.

Ese mito urbano cuenta que cuando un club de barrio se encontraba naufragando en las profundidades más oscuras que puede vivir un club se juntaron doce o más dirigentes en una escribanía, en un estudio jurídico o en un lugar de la Ciudad de Lanús y zanjaron diferencias y hasta pusieron sus propiedades para salvarlo de la desaparición. Claro todo este proceso “No fue magia solo fue dedicación y esfuerzo en pos de un gran objetivo”

Ninguno de esos apóstoles que se reunieron para zanjar diferencias y establecer un gran objetivo a cumplir quizás imaginaron que a casi 40 años serían los protagonistas y ejemplos para otros clubes de la Argentina, país futbolero por excelencia donde podes escuchar en cualquier charla y lugar la frase “Se puede sino mirá lo que era Lanús y lo que es ahora, es el club de barrio más grande del mundo”

Eduardo Piedrabuena

 

 

 




Autor: Redaccion de TodosUnoTV
Visitas: 86

Noticias Destacadas

La Monarquía Inmobiliaria de Mauricio Macri

El texto más difícil

Episcopado: Una democracia que no olvide las auténticas raíces cristianas y culturales

 

 

 

sofiplast

 

 

TodosUnoTV en sus transmisiones en exteriores utiliza Equipamiento LR-TECH

 

 

 

 

 

 

IMPORTANTE: Los artículos y comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan.

Diseño Web y Hosting WDLHOSTING Todos los derechos Reservados ecoestadistica.com